III CONGRESO INTERNACIONAL DE CATEQUESIS. El Papa: No den lecciones de escuela, transmitan la fe viva

El Papa Francisco pide descubrir plenamente la vocación de ser catequista

Francisco recibió en el Aula Pablo VI a los participantes en el III Congreso internacional de catequesis, a quienes les dijo: Que el amor sea el «criterio para juzgar nuestra acción moral». También los invitó a «encontrar las mejores modalidades para que la comunicación de la fe sea adecuada a la edad y a la preparación de quien nos escucha». Y recordó a la religiosa y a las dos «buenas señoras» que lo prepararon para la Primera Comunión

Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

«Jamás se cansen de ser catequistas. No de ‘dar lección’ de catequesis, esto no. Ofrecer. ¿El dedo? En el bolsillo… La catequesis no puede ser como una hora de clase, sino que es una experiencia viva de la fe». El Papa Francisco recibió al final de la mañana en el Aula Pablo VI a unos mil cuatrocientos catequistas llegados de todo el mundo a la Ciudad del Vaticano para el tercer Congreso internacional de catequesis. A todos ellos les agradeció su «compromiso por la transmisión de la fe», que es una importante «responsabilidad» hacia los niños, jóvenes y adultos que «piden hacer un camino de fe». 

El «ministerio» de los catequistas

Lo que llevan a cabo los catequistas en la comunidad cristiana es, en efecto, un «gran papel». Por este motivo, el 10 de mayo de 2021, con el Motu proprio Antiquum ministerium, el Papa instituyó formalmente el «ministerio» del catequista. Un reconocimiento a «la presencia» de los laicos que, en virtud del bautismo, colaboran en el servicio de la evangelización en un mundo que ve «la imposición de una cultura globalizada».

Con una Editio typica, también el año pasado, el Santo Padre había introducido un rito específico por el que todos los obispos del mundo, a partir del 1° de enero de 2022, pueden instituir a los catequistas durante una celebración litúrgica. También esto es un signo para conferir mayor dignidad a quienes tienen este cargo que, tal como dijo el Pontífice en numerosas ocasiones, no es un trabajo sino una «vocación».

La cita del miércoles

Una vocación que concierne a todos los creyentes, incluidos los obispos, los sacerdotes, los consagrados y las consagradas, «porque el Señor nos llama a todos a hacer resonar su Evangelio en el corazón de cada persona», señaló el Pontífice en su discurso de hoy. Y destacó que le gusta mucho «la cita de los miércoles», la audiencia general, «cuando cada semana me encuentro con tantas personas que viene a participar en la catequesis». Para Francisco «es un momento privilegiado». Y añadió:

“Reflexionando sobre la Palabra de Dios y la tradición de la Iglesia, caminamos como Pueblo de Dios, y también estamos llamados a encontrar las formas necesarias para dar testimonio del Evangelio en la vida cotidiana”

No se cansen de ser catequistas

Se trata de un entusiasmo que el Papa Francisco espera que no se pierda: «Por favor – les dijo a los participantes en este Congreso – no se cansen nunca de ser catequistas. No de ‘hacer la lección’ de la catequesis». Ciertamente – subrayó – hay que encontrar los mejores medios para que la comunicación de la fe sea «adecuada» a la edad y a la preparación de las personas que escuchan. Pero, sobre todo, es decisivo «el encuentro personal que tenemos con cada uno de ellos», porque eso «abre el corazón para recibir el primer anuncio y desear crecer en la vida cristiana con el mismo dinamismo que permite la catequesis». En este sentido será «muy útil» – dijo el Papa – el nuevo Directorio para la Catequesis entregado en los últimos meses para entender «cómo renovar la catequesis en las diócesis y parroquias».

Testigos de la vida nueva

Francisco también citó el Catecismo de la Iglesia católica para recordar a los catequistas la llamada a ser «Testigos de la vida nueva”.

“No se olviden nunca que la finalidad de la catequesis, que es una etapa privilegiada de la evangelización, es llegar a encontrar a Jesucristo y permitir que Él crezca en nosotros”

De esta «vida nueva » el verdadero y único mandamiento es el «amor». Aquel «que proviene de Dios y que Jesús reveló con el misterio de su presencia entre nosotros. Queridos catequistas, ustedes están llamados a hacer visible y tangible la persona de Jesucristo, que ama a cada uno de ustedes y por esto se convierte en la regla de nuestra vida y en el criterio de juicio de nuestras acciones morales. Nunca se alejes de esta fuente de amor, porque es la condición para ser felices y estar llenos de alegría siempre y a pesar de todo».

Vocación

Por último, el Papa Francisco dijo que está seguro de que «este camino llevará a muchos de ustedes a descubrir plenamente la vocación de ser catequista, y a pedir así entrar en el ministerio de la catequesis».

“No tengan miedo: si el Señor los llama a este ministerio, ¡síganlo! Serán partícipes de la misma misión de Jesús de anunciar su Evangelio”

La hermana Dolores y las dos “Alicias”

Un recuerdo personal concluyó esta audiencia: «No quisiera terminar – lo considero algo bueno y justo – sin recordar a mis catequistas», dijo Jorge Mario Bergoglio hablando espontáneamente. «Había una religiosa que dirigía el grupo de catequistas; a veces enseñaba ella, a veces dos buenas señoras. Ambas se llamaban Alicia. Siempre las recuerdo. Y esta monja, puso los cimientos de mi vida cristiana, al prepararme para la Primera Comunión, en el año 1943-1944.

Creo que ninguno de ustedes había nacido en esa época. El Señor también me dio una gracia muy grande. Ella era muy mayor, yo era estudiante, estaba estudiando fuera, en Alemania, y cuando terminé mis estudios volví a Argentina. Al día siguiente (refiriéndose a la catequista) murió. Pude acompañarla aquel día. Y cuando estaba allí, rezando delante de su féretro, agradecí al Señor el testimonio de esta religiosa que pasó su vida casi exclusivamente dando catequesis, preparando a niños y jóvenes para la Primera Comunión. Se llamaba Dolores».

La experiencia del Papa es la demostración de que «cuando hay un buen catequista, deja una huella»: «No sólo la huella de lo que siembra, sino la huella de lo que la persona ha sembrado», dijo Francisco. Y se despidió con su deseo a los catequistas «de que sus chicos, sus muchachos, sus adultos, aquellos a los que acompañan en la catequesis, los recuerden siempre ante el Señor como una persona que ha sembrado cosas buenas y bellas en el corazón».

Catequistas mártires

Un último pensamiento, en finan, el Papa lo dirigió a todos los «mártires catequistas»: «Son muchos, muchos, es importantes. También los hay en nuestros tiempos». Para ellos también, gratitud y oraciones.

Participación de la CEE en el III Congreso Internacional de Catequesis

Por otro lado, Francisco Romero y la subdirectora de esta Comisión, la Hna. María Granados, ECSF, participan, del 8 al 10 de septiembre, en el III Congreso Internacional de Catequesis que organiza el Dicasterio para la Evangelización.«El Catequista, Testigo de la Vida nueva en Cristo» es el lema de este encuentro que acoge el Aula Pablo VI, en el Vaticano.

El programa del encuentro incluye las intervenciones de dos españoles. El viernes 9 de septiembre, a las 11.30 h., el vicario episcopal para el Desarrollo Humano Integral de la archidiócesis de MadridSegovia Bernabé, ofrecerá la ponencia «El aporte de la catequesis para el renovamiento eclesial y social«.

Un día después, el sábado 10 de septiembre, dentro de las experiencias pastorales que se presentarán a partir de las 10.00 h., sor Carolina Blázquez Casado, OSA, hablará sobre el Camino de Santiago como itinerario de conversión y desafío para la evangelización desde su experiencia en el albergue parroquial Santa María del camino en Carrión de los Condes (Palencia).

Y tú, ¿has pensado en ser catequista?

Y tú, ¿has pensando en ser catequista? Así de directa lanza la pregunta Francisco Romero, director del secretariado de la Comisión Episcopal para la Evangelización, Catequesis y Catecumenado. Una pregunta que es la clave de la campaña que esta Comisión pone en marcha para “suscitar la llamada a ser catequista”.

Más información de la campaña

Él ya lo hizo hace 2.000 años

«Al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, <como ovejas que no tienen pastor>. Entonces dice a sus discípulos: <La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies>». Con este texto evangélico de san Mateo comienza el vídeo que se va a difundir en redes sociales con motivo de esta campaña.

Como señala Francisco Romero, este texto recuerda que Jesús vivió la experiencia de ser catequista hace 2.000 años. Y que hoy sigue teniendo actualidad. Una actualidad que en la Iglesia en España se hace posible gracias a los casi 91.000 catequistas que desempeñan una misión insustituible en la transmisión y profundización de la fe.

Por eso son ellos los que toman la palabra para testimoniar qué significa para ellos ser catequista. Después de escuchar sus testimonios la pregunta cambia: Yo catequista, ¿y tú? ¿te animas?

Curso online sobre el nuevo Directorio para la catequesis

Para facilitar la formación de los catequistas, la Comisión Episcopal para la Evangelización, Catequesis y Catecumenado ha programado un curso online sobre el nuevo directorio para la catequesis. Desde el 19 de octubre de 2022 al 8 de marzo de 2023 se celebrarán nueve sesiones de una hora, de las 17.30 a las 18.30 h., con profesores, testimonios de otros catequistas y materiales para profundizar sobre el contenido del nuevo Directorio y trabajar algunos aspectos sobre el nuevo estilo de catequesis que propone este documento.

Los catequistas también cuentan, a nivel parroquial, diocesano o desde la CEE, con todos los materiales y recursos necesarios para su formación personal y para el desarrollo de la catequesis. No podemos olvidar que en España los obispos se han preocupado de ofrecernos tres catecismos que acompañan todo el proceso de Iniciación cristiana de nuestros niños, adolescentes y jóvenes.

Descargar el programa

 XVIII Jornadas Diocesanas de Formación Pastoral “Hacia una conversión pastoral y misionera de tu parroquia en clave sinodal” TALLERES DE CATEQUESIS Y DEL SERVICIO BIBLICO.

Te animamos a PARTICIPAR en las XVIII Jornadas Diocesanas de Formación Pastoral “Hacia una conversión pastoral y misionera de tu parroquia en clave sinodal”, que se van a realizar del 19 al 22 de septiembre de 2022 en el Seminario de Monte Corbán.

la Ficha de Inscripción y el resguardo del ingreso bancario de la matrícula nos lo puedes entregar:

  1. 1.En persona en el Centro Diocesano de Formación Teológica y Pastoral (puedes formalizar todo el proceso de inscripción, incluido el pago de la matrícula, en nuestro centro, ubicado en la Casa de la Iglesia, c/ Florida 3, 2º de Santander)

Del 30 de Mayo al 31 de Julio: De 11:00 a 13:00h. y de 17:00 a 19:30h.; 

En Agosto: de 10:00 a 13:30h.;

Del 1 al 9 de Septiembre: De 11:00 a 13:00h. y de 17:00 a 19:30h.

  1. PorWhatsApp al teléfono 682 845 588 – Para ello, únicamente, nos tienes que enviar una foto de la ficha de inscripción y una foto del resguardo del ingreso bancario de la matrícula.
  2.  Por Correo Postal a la dirección:  Centro Diocesano de Formación Teológica y Pastoral, c/ Florida 3, 2º – 39001 Santander. Con el envío de la ficha de inscripción y el resguardo del ingreso bancario de la matrícula.
  3.  Por Correo Electrónico en el email: javier_iitds@hotmail.com – Con el envío de la ficha de inscripción y el resguardo del ingreso bancario de la matrícula.
  4.  Por Fax al número: 942 23 89 79. Con el envío de la ficha de inscripción y el resguardo del ingreso bancario.

Rosa María Abad León, primera ministra de la catequesis.

Rosa María Abad León, primera ministra de la catequesis

Este domingo, 23 de enero, coincidiendo con el Domingo de la Palabra de Dios, el Papa Francisco va a otorgar el ministerio de catequista a un grupo de catequistas procedentes de todo el mundo en una celebración en la basílica de San Pedro. Entre ellos estará la madrileña Rosa María Abad León, que el pasado viernes, 14 de enero, fue recibida por el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro.

Fue el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización el que pidió al arzobispo que propusiese a una catequista de la archidiócesis de Madrid para formar parte de este grupo de primeros ministros de la catequesis de la Iglesia y, tras oir al Consejo Episcopal y al delegado episcopal de Catequesis, Manuel María Bru, se propuso a Abad por su valiosa formación como catequista, su rica experiencia y buen hacer como catequista parroquial de infancia, y su colaboración con la archidiócesis. Abad es catequista de la parroquia del Santísimo Cristo de la Víctoria, miembro del Equipo de Expertos de la Delegación de Catequesis del Arzobispado de Madrid, y miembro de la Asociación Española de Catequetas (AECA).

En la reunión de la semana pasada con el purpurado, Abad estuvo acompañada por su párroco, Alfredo Jiménez Romero, y el delegado. Hablaron de los retos de la catequesis hoy, sobre todo a fin de procurar una catequesis «que toque el corazón antes que la cabeza», en palabras del cardenal Osoro, y Abad compartió experiencias muy significativas donde la calidez de la acogida y el cariño a los niños es previa a todas las explicaciones teóricas sobre la fe, de cara a dar frutos evangelizadores al servicio de la iniciación cristiana.

El arzobispo la felicitó y le comunicó su deseo de hacer un nombramiento canónico, una vez recibido el ministerio, con el que abrir una carpeta en la diócesis con los designados para este ministerio que tras ella seguirán recibiendo otros catequistas de manos del obispo, que contará con ellos para un ejercicio estable de la catequesis y una disponibilidad supraparroquial, al servicio de la promoción y coordinación diocesanas para la catequesis. En la web de la Delegación de Catequesis hay más información sobre este ministerio.

Infomadrid / Delegación de Catequesis / Foto: R. P.

Listo el nuevo rito litúrgico para instituir a catequistas

Publicado el texto del ritual que entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2022. Para el Prefecto del Culto Divino es «una nueva oportunidad para llegar a una visión orgánica de las distintas realidades ministeriales». En una carta adjunta aclara la naturaleza del ministerio «que corresponde a los laicos» y los requisitos para llevarlo a cabo.

Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano

Accipe hoc fídei nostræ signum, cáthedram veritátis et caritátis Christi, eúmque vita, móribus et verbo annúntia”

(Recibe este signo de nuestra fe, cátedra de la verdad y del amor de Cristo, y proclámalo con tu vida, tus comportamientos y con la palabra).

A partir del 1 de enero de 2022, ésta será una de las fórmulas latinas con las que un hombre o una mujer – laicos de profunda fe y madurez humana y con la debida formación bíblica y pastoral- serán instituidos como catequistas por su Obispo durante una celebración litúrgica. Tras instituir formalmente el ministerio del catequista con el Motu Proprio Antiquum ministerium del pasado 10 de mayo, el Papa aprobó y publicó una Editio typica que introduce un específico Rito de Institución de los Catequistas. Se trata de un texto básico que luego será traducido y adaptado por las distintas Conferencias Episcopales del mundo.

El rito podrá realizarse durante una misa o una celebración de la Palabra de Dios y tendrá un esquema preciso: exhortación, invitación a la oración, texto de bendición y entrega del crucifijo. Lea también 11/05/2021

El Papa establece el ministerio de catequista

Monseñor Arthur Roche, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, en una carta que acompaña la publicación de la Editio typica, dirigida a los presidentes de las Conferencias Episcopales, propone algunas notas sobre el ministerio del catequista. En primer lugar, se aclara la naturaleza de este ministerio, como un «servicio estable prestado a la Iglesia local» y, sobre todo, como un «ministerio laical que tiene como fundamento la condición común de ser bautizados», por tanto, «esencialmente distinto» del ministerio ordenado. «En virtud del Bautismo», los catequistas están llamados a ser «corresponsables en la Iglesia local para el anuncio y la transmisión de la fe, desempeñando esta función en colaboración con los ministros ordenados y bajo su guía».

“En la gran variedad de formas – dice Roche – se pueden distinguir dos tipologías principales”: los catequistas con la tarea específica de la catequesis, y otros que participan en las diferentes formas de apostolado, como dirigir la oración de la comunidad; asistir a los enfermos; celebrar funerales; formar a otros catequistas; coordinar iniciativas pastorales; ayudar a los pobres.

La carta del Prefecto especifica que, dado que este ministerio tiene «un fuerte valor vocacional que requiere el debido discernimiento por parte del Obispo», no se debe instituir a todos los que son llamados «catequistas» o que realizan un servicio de colaboración pastoral. En particular, no deben ser instituidos: los candidatos al diaconado y al sacerdocio; los religiosos y religiosas, independientemente de que pertenezcan a Institutos cuyo carisma sea la catequesis; los profesores de religión en las escuelas y los que prestan un servicio dirigido exclusivamente a los miembros de un movimiento eclesial, a quienes esta «valiosa» función es confiada por los responsables de cada movimiento eclesial y no por el Obispo.

En cuanto a los acompañantes de la iniciación de niños y adultos, tampoco tienen que ser necesariamente instituidos en el ministerio específico, sino que deben recibir al comienzo de cada año catequético «un mandato eclesial público con el cual se les confía esta función indispensable».

La carta especifica que es tarea de cada Conferencia Episcopal aclarar el perfil, el papel y las formas más coherentes para el ejercicio del ministerio de los Catequistas. El Derecho Canónico prevé la posibilidad de confiar a un laico «una participación en el ejercicio de la pastoral en una parroquia», pero es necesario «formar a la comunidad para que no vea en el catequista un sustituto» del sacerdote o del diácono, sino un fiel laico que colabora con los ministros ordenados «para que su atención pastoral llegue a todos».

Arranca la campaña «Me apunto a Religión»

La Comisión Episcopal para la Educación y Cultura ha lanzado la campaña “Me Apunto a Religión”, con la que la Conferencia Episcopal Española desea, a lo largo de todo el mes de junio, invitar a las familias y al alumnado a matricularse en la asignatura de Religión Católica en el próximo curso 2021-2022.

La campaña anima a la elección de la asignatura de Religión subrayando su carácter escolar y académico, su aportación específica al desarrollo integral de los alumnos y alumnas y a la articulación de sociedades respetuosas con la diversidad religiosa.  Esta campaña está dirigida a familias con hijos e hijas en edad escolar y a estudiantes de secundaria. Además, se lanza en dos tipos de soporte: a través de las redes sociales y en prensa online de ámbito nacional. 

Esta iniciativa se suma también a aquellas acciones que las distintas delegaciones diocesanas de Enseñanza están realizando con la misma finalidad.

TIERRA SANTA, EL ULTIMO PEREGRINO. Estreno 21-05-21 en cines.

Los franciscanos españoles recomiendan la película

“Tierra Santa, el último peregrino”

Se estrena hoy viernes 21 de mayo en las salas españolas con la motivación de ayudar a los cristianos de los Santos Lugares.

EN SANTANDER: CINESA, BAHIA DE SANTANDER

Hoy viernes 21 de mayo se estrena en los cines españoles la película «Tierra Santa, el último peregrino», que para los franciscanos españoles es un film nacido con el ánimo de reavivar el deseo de peregrinar a los Santos Lugares (que llevan sin recibir peregrinaciones desde hace más de una año por la pandemia del coronavirus), con todas las implicaciones económicas que esto conlleva para los pocos cristianos que aún viven allí».

La película narra la historia de una familia en crisis y cómo un viaje les cambia la vida. «Conoceremos a personas con vidas y testimonios impactantes y nos adentraremos en lugares que, más que ruinas, son pilares de una fe que transforma los corazones», explican desde la distribuidora European Dreams Factory.

Una familia en crisis

La película narra la historia de Carmen (Susi Lillo) que ve su matrimonio estancado: su marido (Carlos Cañas), no cuenta con ella y sus hijos no la comprenden, en especial Pedro (Alex Larumbe). Al proponerles ir de viaje a Tierra Santa se desata la tormenta y afloran sentimientos encontrados.

Para la Comisaría de Tierra Santa en España, el film quiere mostrarnos el sentido profundo de las peregrinaciones a Tierra Santa y las oportunidades de maduración de la fe que estas aportan.

«Nos ofrece bellas imágenes de los Lugares Santos y también recoge testimonios de varias personas vinculadas a Tierra Santa: franciscanos, sacerdotes seculares, historiadores, peregrinos, guías, etc, que se subrayan la importancia y la necesidad de mantener una comunidad cristiana residente allí, evitando que los Santos Lugares queden reducidos a museos. Realmente merece la pena, por ello os animamos a que la veáis. Es un modo más de fomentar el amor y conocimiento de la Tierra de Jesús», dicen los franciscanos españoles.

Ayudar a los cristianos en Tierra Santa

Para los productores, la motivación de esta película es dar a conocer que Tierra Santa ya se iba vaciando de peregrinos antes del Covid-19 «por culpa de otros virus: los de la indiferencia y la increencia. Pero ahora las piedras vivas que son los cristianos nativos tienen que emigrar en busca de trabajo… ¿Se quedará sin cristianos la Tierra de Cristo?», señalan.

Por lo tanto, la película se ha producido para ayudar ahora a los cristianos en Tierra Santa y para preservar la presencia cristiana en la Tierra de Jesús y «que nuestros hermanos cristianos no se vean obligados a emigrar además de para recordar a los cristianos del mundo entero el gran bien que hace al alma viajar a Tierra Santa en cuanto sea posible».

Serán 86 minutos trepidantes que culminarán de un modo inesperado, según los productores. Con un formato similar al de “Corazón Ardiente” y “Fátima el Último Misterio”, esta película entrelaza una trama de ficción junto con impactantes y conmovedores testimonios de personas que vivieron un en cuentro con lo divino, y se sintieron cautivadas por un perdón y amor inenarrables.

«Tierra Santa, el último peregrino» es una película del director Andrés Garrigó (Goya Producciones) y guión de Pedro Delgado y Benjamín Lorenzo.

El Papa instituye un ministerio para los catequistas. Motu proprio «Antiquum ministerium».

La Oficina de Prensa vaticana ha presentado a los medios de comunicación el texto del Motu proprio «Antiquum ministerium». En 2018, el Papa ya había hablado de la necesidad de dar a este servicio una dimensión institucional en la Iglesia.

En ese año el Papa había anunciado que el «catequista es una vocación»: «Ser catequista, esa es la vocación, no trabajar como catequista». Y poco después añadió que esta «forma de servicio que se realiza en la comunidad cristiana» requería ser reconocida «como un verdadero y genuino ministerio de la Iglesia».

La convicción ha tomado la forma del Motu proprio Antiquum ministerium que ha sido presentado hoy en presencia del arzobispo Rino Fisichella, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, y de Mons. Franz-Peter Tebartz-van Elst, delegado para la Catequesis del dicasterio.

El primer anuncio

El Motu proprio, por tanto, establecerá formalmente el ministerio del catequista, desarrollando esa dimensión evangelizadora de los laicos deseada por el Vaticano II. Un papel al que, según dijo Francisco en el videomensaje, le corresponde «un primer anuncio». En un contexto de «indiferencia religiosa – había indicado el Papa – vuestra palabra será siempre un primer anuncio, que llega a tocar el corazón y la mente de tantas personas que esperan encontrarse con Cristo«.

AQUI EL TEXTO COMPLETO

Papa Francisco: el catequista será un ministerio.

Francisco instituirá el ministerio del catequista - Alfa y Omega

La Oficina de Prensa vaticana anunció que el martes 11 de mayo se presentará a los medios de comunicación el texto del Motu proprio «Antiquum ministerium». Ya en 2018, el Papa había hablado de la necesidad de dar a este servicio una dimensión institucional en la Iglesia.

Alessandro De Carolis – Ciudad del Vaticano

Lo tenía en el corazón desde hace unos años, desde que en un videomensaje de 2018 a los participantes en una conferencia internacional sobre el tema, Francisco afirmó con claridad que el «catequista es una vocación»: «Ser catequista, esa es la vocación, no trabajar como catequista».

Y poco después añadió que esta «forma de servicio que se realiza en la comunidad cristiana» requería ser reconocida «como un verdadero y genuino ministerio de la Iglesia». La convicción maduró y tomó la forma del Motu proprio Antiquum ministerium que será presentado el próximo martes a las 11:30 horas en la Oficina de Prensa vaticana, según se anunció hoy, en presencia del arzobispo Rino Fisichella, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, y de monseñor Franz-Peter Tebartz-van Elst, delegado para la Catequesis del dicasterio.

En primera línea

El Motu proprio, por tanto, establecerá formalmente el ministerio del catequista, desarrollando esa dimensión evangelizadora de los laicos deseada por el Vaticano II. Un papel al que, según dijo Francisco en el videomensaje, le corresponde «un primer anuncio». En un contexto de «indiferencia religiosa -había indicado el Papa- vuestra palabra será siempre un primer anuncio, que llega a tocar el corazón y la mente de tantas personas que esperan encontrarse con Cristo».

Una dimensión comunitaria

Un servicio que debe vivirse con intensidad de fe y en una dimensión comunitaria, como se subrayó también el pasado 31 de enero en la audiencia a los participantes en el encuentro promovido por la Oficina Nacional de Catequesis de la CEI. «Este es el momento -dijo el Papa- de ser artesanos de comunidades abiertas que sepan valorar los talentos de cada uno. Es la hora de comunidades misioneras, libres y desinteresadas, que no buscan la relevancia y la ventaja, sino que recorren los caminos de la gente de nuestro tiempo, inclinándose hacia quienes están en los márgenes»…

Fuente: Vatican News.